Alergia a las mascotas - Alergoips

Alergia a las Mascotas

El crecimiento de las alergias a las mascotas en los últimos años, se debe entre otras cosas, al incremento de personas que cada día tienen mascotas en sus casas.

Las mascotas más comunes son el perro y el gato, pero cada vez se denotan más alergias hacia animales no tradicionales como los hamsters, conejos y hasta los nuevos “mini pigs”.

Las reacciones alérgicas más comunes que se presentan hacia los animales son la rinitis, conjuntivitis, asma o urticaria. En ocasiones la reacción alérgica a los animales es compleja de determinar porque a veces los síntomas aparecen luego de varias horas después del encuentro con la mascota. La alergia puede aparecer mucho tiempo después de convivir con el animal por lo que en ocasiones el paciente o la familia no acepta que el animal sea el responsable de sus síntomas.

El pelo de las mascotas, contrario a la opinión de muchas personas, no es la raíz del problema de la alergia hacia las mascotas, sino que son ciertas partículas que contienen los elementos que causan las alergias. Estas partículas son originadas en la caspa y contienen tanto secreciones de la piel del animal como de la saliva del mismo. Estas partículas se unen con la caspa del animal y se riegan alrededor de los hogares, produciendo así la alergia. Es por eso que las personas alérgicas pueden percibir las reacciones inclusive si el animal no se encuentra cerca.

Algunos pacientes indican que sus propias mascotas no les generan alergias, pero que otras razas sí. Esto podría ser porque algunas especies producen más o menos caspas que otras o qué al final después de tanto tiempo el cuerpo percibiendo estas reacciones, desarrolle cierto tipo de tolerancia e inmunidad ante lo sucedido.

Qué hacer si tu hijo sufre alergia a su mascota

Existen pacientes cuyos hijos desean una mascota y es ahí cuando nos consultan si es posible que el menor desarrolle alergia al animal. Esto no es fácil de predecir, sin embargo, si el niño sufre de asma o alergias al polen, es probable que pueda desarrollar alergias a las mascotas. En cualquier alergia lo más recomendable es no tener contacto con lo que le da alergia, pero si la mascota es ya uno más de la familia es cuando se presenta la inquietud.

Si la mascota no es apartada de la casa, existen algunas recomendaciones que se sugieren: que la mascota no entre al cuarto del niño, que intente no tener mucho contacto con ella, que cuando juegue con la mascota luego se lave bien las manos, mantener ventanas abiertas permitiendo una buena ventilación, asear adecuadamente la mascota, entre otras.

Añadir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *